Pastoral cálida

 

“He venido a poner fuego

en el mundo

y ojalá estuviera

ya ardiendo.”

Lucas 12, 49

 Una pastoral cálida puede interpretarse como aquella pastoral que acoge, que prepara un lugar para que el otro se sienta cómodo y a gusto, y pueda así desarrollarse y crecer en la fe. En definitiva, una pastoral que potencia el grupo en el que se crece y en el que uno se siente acogido.

Otra forma de entender la pastoral cálida es la que se entiende como la pastoral que prepara personas que, llenas de Cristo, se sienten transformadas y, desde ahí, transforman la realidad en la que están inmersas. Del fuego recibido, alumbra lo que hay a su alrededor.

En la imagen vemos un conjunto de cerillas:

  • Todas son llamadas a dar luz y calor.
  • Entre ellas, una despega del resto y crece como un árbol. Es como esa mano levantada que pide la palabra. Se levanta, se pone en pie y pide una oportunidad de salir al mundo.

Jesús, centro de nuestra vida, ha venido a traer el fuego de su amor.

  • Depende de cada uno que prenda en nosotros la llama de ese amor.
  • Si nos dejamos abrasar por Él, entonces seremos testigos de su amor, aunque muchas veces no seamos comprendidos y vengan discusiones e incluso persecuciones.
  • Así tendrá sentido la frase de Jesús: “He venido a poner fuego en el mundo y ojalá estuviera ya ardiendo”.

Preguntas y propuestas

4Vivir en cristiano es hacerlo en comunidad, en grupo, donde la relación es más fácil, donde nos encontramos “a gustito”.

Sin embargo en muchos lugares del mundo ser cristiano es ser perseguido, insultado, amenazado e incluso asesinado. ¿Qué inquietudes genera esto en mi vida?

4En tu realidad concreta, en tu vida de grupo, de parroquia, de movimiento…

¿Qué paso hay que dar para transformar nuestro mundo?

¿Qué hay que hacer para salir de nuestras salas de reuniones y vivir en cristiano en la calle?

¿Qué situaciones de nuestro alrededor necesitan el calor y la luz del fuego?

4Relee el pasaje de Lucas 12, 49-53 y relaciona su contenido con la imagen:

¿Qué oración te sugiere?

jotallorente

Compartir
Artículo anteriorLa soledad del laberinto
Artículo siguienteCómo sentirse mal