Pastoral Juvenil y Nueva Evangelización

En un reciente encuentro en Barcelona pude visitar Santa María del Mar. Cuando entramos, se estaba celebrando la eucaristía, pero tenía tantas ganas de verla y era tan poco el tiempo disponible que hice de tripas corazón y me puse a dar una vuelta. El templo desprendía historia por todos los lados y el tono monótono y grave del sacerdote acentuaba la nostalgia del pasado. Pero esa atmósfera se rompía en cada uno de los pilares. En ellos había un monitor de televisión en el que se podía ver lo que en el altar se estaba celebrando. Era una mezcla rara y extraña, una mezcla entre los pilares de la tierra y minority report. Como no podía ser de otro modo, tomé varias fotografías, y hoy os traigo una de ellas.

Meses después fui invitado (junto a Ain Karem) en las fiestas de San Isidro (Madrid) a cantar al lado de la ermita, en un parque, lugar de paso para la gente hacia la feria. Mientras preparábamos los instrumentos y el equipo, alguno de los voluntarios se acercaba y nos agradecía que hubiéramos ido a «evangelizar». Me llamó mucho la atención el énfasis que ponían en la frase, pero me llamó mucho más la atención ver a los sacerdotes revestidos ofreciendo la confesión, gente ofreciendo su testimonio y grandes carteles en los que se podía leer «+ católicos». Para terminar nuestra actuación, tuvimos que esperar al toque de campanas e invitar a la gente a participar en una procesión de antorchas. No quiero decir que me parezcan mal estas acciones, lo que no me termina de cuadrar es que se hicieran de manera consecutiva y al lado de la feria con las bocinas de los autos de choque atronando y el olor a churros en la nariz. Algo no encajaba.

Y me encaja aún menos si me acerco al Instrumentum laboris del sínodo de los obispos «La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana» y leo en el número 86 y 87:

«La nueva evangelización consiste en imaginar situaciones, lugares de vida y acciones pastorales, que permitan a estas personas salir del “desierto interior”, imagen usada por el Papa Benedicto XVI para representar la condición humana actual, prisionera de un mundo que ha prácticamente excluido la cuestión de Dios del propio horizonte. Tener el coraje de introducir el interrogante sobre Dios dentro de este mundo; tener el valor de dar nuevamente cualidad y motivos a la fe de muchas de nuestras Iglesias de antigua fundación: ésta es la tarea específica de la nueva evangelización.”

«La nueva evangelización no puede ser reducida a un simple ejercicio de actualización de algunas prácticas pastorales, sino que, al contrario, requiere una comprensión muy seria y profunda de las causas que han llevado al Occidente cristiano a encontrarse en tal situación.»

Y os escribo esto dos días después de ver cómo el patio de un colegio se alzaba una imagen de la Virgen a la par que sonaban los acordes del himno nacional. Mientras los abuelos aplaudían emocionados, los chicos me preguntaban lo mismo que me preguntaba yo: ¿Y esto por qué? ¿Qué sentido tiene?

Expongo todas estas situaciones porque mucha gente cree que la nueva evangelización consiste en disfrazar de moderno y tecnología lo que «siempre se ha hecho«. Mi conclusión: por muchos medios que pongamos, por mucha emoción que le echemos, por muy modernos que queramos ser, si el mensaje sigue oliendo a rancio (que no digo que lo sea, digo que huele) no tenemos nada que hacer y la nueva evangelización seguirá siendo una buena iniciativa, pero se quedará en eso, en iniciativa. No basta con llenar nuestras iglesias de televisiones, ni en llenar facebook con imágenes religiosas del siglo XIX; se requiere un compromiso, una actitud, tal y como leemos en los lineamenta:

«La nueva evangelización es una actitud, un estilo audaz. Es la capacidad de parte del cristianismo de saber leer y descifrar los nuevos escenarios, que en estas últimas décadas han surgido dentro de la historia humana, para habitarlos y transformarlos en lugares de testimonio y de anuncio del Evangelio… Se trata de escenarios sociales, culturales, económicos, políticos y religiosos.»

 jotallorente

@jotallorente | www.jotallorente.com | www.facebook.com/jotasdb

Compartir
Artículo anteriorEL JOVEN RICO EN CLAVE VERANIEGA
Artículo siguienteSol