PENSAR PARA APLICAR… LOS BUENOS DÍAS (LA ORACIÓN DE LA MAÑANA)

Con vistas la inicio de curso, nos centramos en un aspecto de la tarea pastoral escolar que todos trabajamos de manera muy especial: los “buenos días”.

Comparto con todos vosotros una reflexión y una manera “práctica e interactiva”  de hacer la oración que puede ayudar a que los alumnos se sientan más partícipes de ella, y se acerquen a Jesús.

Objetivos: ¿Qué pretendemos con la oración de la mañana? Recordemos sus objetivos fundamentales que no debemos olvidarlos, aunque no los alcancemos siempre:

–          Comenzar el día dedicando unos minutos a Dios.

–          Trabajar la interioridad, especialmente como apertura a la trascendencia y camino de transformación personal interior y exterior.

–          Despertar la espiritualidad religiosa cristiana.

–          Fomentar la oración como relación personal, consciente y amorosa con Dios.

–          Realizar una oración comunitaria haciendo vida el mensaje de Jesús: “Cuando dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20)

–          Reflexionar, a la luz de la ética cristiana, sobre acontecimientos de la vida actual.

–          Trabajar la oración como actitud fundamental del creyente.

–          Practicar la constancia en la oración.

Características de esta oración con niños y jóvenes:

  • Tener referencias bíblicas, recordar la Palabra de Dios.
  • Ser sencilla y tener un lenguaje adaptado a la edad.
  • Estar centrada en Cristo, su obra y su mensaje.
  • Ser comunitaria, fomentando la participación.
  • Partir del silencio.
  • Realizar un doble camino: del corazón a la vida, de la vida al corazón.
  • Ser alegre y festiva.

Un modelo: Presentamos una manera de realizar la oración. Para ello, necesitamos contar con cañón y ordenador con acceso a Internet, así como una red colegial o plataforma en la que ir “colgando” estas oraciones para que el profesor pueda acceder a ellas cada mañana. La presentación marco será la misma todos los días; variará el contenido, pero aparecerán en ella los elementos fundamentales. (Ver el ejemplo más abajo).

Contenidos: Estarán adaptados al momento litúrgico del año, a momentos o celebraciones especiales, a los acontecimientos que pueden ser utilizados para la oración, tanto colegiales como sociales…

Destinatario y agentes: Este modelo de oración es válido tanto para alumnos de Primaria como para los mayores, adaptando lógicamente los lenguajes y los contenidos. En Secundaria y Bachillerato pueden participar en su realización los delegados de pastoral, tanto aportando propuestas como haciéndola en clase. Muchas veces son los propios alumnos los que proponen vídeos y canciones.

Lenguaje: La gran ventaja de esta propuesta es que utiliza el lenguaje propio de los niños y jóvenes, sin olvidar los elementos esenciales de la espiritualidad y religiosidad cristiana.

Elaboración: Existen muchos recursos en Internet que facilitan la elaboración de estas oraciones. Solo hay que empezar a navegar por la red para llegar a lo profundo del corazón de niños y jóvenes y al encuentro transformador con Jesús en esos breves minutos matutinos, que pueden ser de oro.

 

Belén Blanco