Pepelu Gallego: “Haber profesado como Salesiano coadjutor es lo que da sentido a mi vida”

José Luis Gallego es salesiano coadjutor. Cariñosamente todos le conocemos como Pepelu. Nació en Ourense hace 33 años, en una familia en la que se respiraba el espíritu salesiano. Sin embargo, me explica, “nunca tuve relación con los Salesianos hasta que en el verano de 6º EGB a 1º ESO participé en el Campamento Urbano de Amencer. Ese mismo mes de septiembre comencé a ser alumno del colegio María Auxiliadora”.

Alegre, trabajador y disponible, se graduó en Química, y ahora está finalizando sus estudios de Teología en Madrid.

Desde que comenzó a plantearse su vocación, Pepelu ha procurado “descubrir cuál era el sueño que Dios tenía para mí, con el deseo de ir dando pasos generosos, acompañado de mis limitaciones y dudas, para acogerlo y vivirlo cada día de mi vida”. Él mismo me recuerda que “desde que comencé a pergeñar la idea de ser Salesiano, he vivido años de descubrimiento en profundidad de la llamada que Dios me hacía, de confrontación entre lo que estaba viviendo y esa llamada extraordinaria que me hacía, y de respuesta agradecida con toda mi vida al don recibido”.

En su proceso de discernimiento para ser Salesiano, Pepelu fue entendiendo que Dios le llamaba a consagrarse cono religioso laico. “Haber profesado como Salesiano coadjutor es lo que da sentido a mi vida, pues he descubierto que es dentro de la Congregación salesiana donde estoy llamado a ser feliz viviendo mi consagración a Dios en medio de mis hermanos salesianos y los jóvenes, tras los pasos de Don Bosco”.

Cuando le pregunto en qué puede complementar su vocación laical a la vocación presbiteral, Pepelu me responde desde su experiencia personal: “El Salesiano coadjutor con su vida aporta a la Congregación los valores propios de la laicidad consagrada; esta complementariedad con el Salesiano presbítero hace que resplandezca el sueño de Don Bosco para sus Salesianos”. Es por eso, continúa, que “intento vivir diariamente con los ojos bien abiertos para descubrir la voz de Dios en mi día a día, de manera que pueda responderle fielmente con toda mi vida”.

Gracias, Pepelu, por tu vocación salesiana vivida desde la laicidad. Como nos recuerda el número 45 de nuestras Constituciones, sigue siendo “testigo del Reino de Dios en el mundo, cercano a los jóvenes y a las realidades del trabajo”.

Xabier Camino Sáez, SDB
Coordinador de Animación Vocacional SSM

 

(Artículo publicado en el Boletín Salesiano de España, febrero 2020)