Perspectivas del nuevo «DGC»