PROYECTO SOCIAL INTERCULTURAL “LACAMPA”

Estefanía Chaves Salgado

Responsable Programa Inmigración

Cáritas Diocesana de Santander

 

¿Qué es Lacampa?

Lacampa es un proyecto de Cáritas  Diocesana ubicado en el Barrio de la Inmobiliaria, en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de  Torrelavega (Cantabria). Este barrio ha crecido  mucho en población extranjera en los últimos años debido en gran medida a la mayor oferta de viviendas en alquiler y a que allí se encuentra un centro de primera acogida para solicitantes de asilo de la Cruz Roja. En la actualidad, de las aproximadamente 9000 personas que viven en él, 2000 son inmigrantes. Esta situación ha dado lugar a una realidad multicultural y multirracial que se ha producido en muy poco tiempo y  ha modificado de forma muy  importante el paisaje del barrio. Un cambio tan rápido es difícil de asimilar y en muchas personas se produce un recelo hacia el diferente, esta respuesta humana se puede dar tanto entre las personas que ya estaban en el barrio como entre aquellas que llegan con otras costumbres, tradiciones, idiomas y formas de vida.

Ante esto, es sabido y se ha visto a lo largo de la historia, se pueden adoptar distintas posturas, desde la indiferencia, que tiende a marginar por miedo a la pérdida de la propia identidad, pasando por los que creen que las personas que llegan deben abandonar su cultura y convertirse en nuestro caso en “españoles de pura cepa” o la multiculturalidad, es decir “juntos pero no revueltos”, cada uno con su cultura y con su grupo pero sin mezclarse. Algunas personas  percibimos la necesidad de trabajar por un tipo de sociedad intercultural, bien distinta de las posturas anteriores, donde cada uno pueda mantener su idiosincrasia y, al mismo tiempo, mezclarse e integrarse socialmente. Este objetivo general de buscar una sociedad intercultural es inseparable del trabajo por dignificar el fenómeno de la inmigración, lo que implica la denuncia de todo lo que menoscaba la dignidad de las personas, desde la desigualdad en el mundo,  que provoca que mucha gente se vea obligada a dejar su hogar, su familia, su país… para tener un futuro digno, hasta los abusos que tienen lugar en nuestro país, pasando por las responsabilidades políticas y sociales. Es indispensable un compromiso con la igualdad, tanto en derechos como en deberes de todos los seres humanos.

 

Espacio de encuentro

Como medio para poder ir acercándonos a este objetivo, decidimos crear   espacios de encuentro donde poder conocernos, ponernos rostro, de esta forma comienza a perder importancia tu procedencia o de qué color eres. Tienes un nombre, unos intereses, eres una persona, como yo y tenemos muchas cosas en común. Todos sentimos la necesidad de relacionarnos, de enriquecernos mediante el contacto y la comunicación con el otro, de sentirnos queridos y valorados. Además, desde nuestra identidad de cristianos, todos somos hermanos y debemos hacer lo posible para acoger adecuadamente a las personas inmigrantes que están entre nosotros, así como ponernos en situación de dejarnos acoger por ellos.

 

Por este motivo comenzamos a programar actividades que facilitaran la interacción personal: excursiones, encuentros deportivos, etc. Y con el tiempo hemos conseguido tener un local donde esta relación puede llevarse a cabo de forma permanente. El Centro Social intercultural Lacampa se encuentra abierto de miércoles a domingo desde las seis de la tarde hasta las nueve de la noche,  para que tanto autóctonos como inmigrantes podamos compartir un espacio común que facilite el intercambio y la relación en clave de igualdad, mientras nos tomamos un café, charlamos o jugamos un rato.

Sin embargo, el proyecto va más allá de un espacio físico, se trata de fomentar actitudes que nos permitan enriquecernos mutuamente con la interacción personal y cultural, poniendo al servicio de los demás lo que somos y lo que tenemos.

 

Importancia del voluntariado

El grupo de voluntarios es el que hace posible este proyecto. Somos personas de distintas nacionalidades que mantenemos abierto el local, programamos y organizamos las diferentes propuestas  e intentamos responder a  las nuevas realidades que se van presentando en relación con la inmigración. El grupo de voluntarios ha ido cambiando a lo largo del tiempo, aunque contamos con personas que han apostado por el proyecto desde el principio y que permanecen en él. En este momento somos en torno a 15 voluntarios de Colombia, Rumanía, Sudán, India, Marruecos y España.

 

¿Qué hemos hecho?

Son muchas las cosas que hemos hecho a lo largo de estos años:

Hemos ido de excursión a la nieve, ¡mucha gente no la había sentido nunca! , al Museo Guggenheim de Bilbao, a caminar por la calzada romana en Bárcena de Pie de Concha, al parque de la Naturaleza de Cabárceno, o a ver el Museo Marítimo en Santander… Más recientemente hemos pasado el día en Llanes disfrutando el verano o visitado la exposición del pintor torrelaveguense  Pedro Sobrado. Son momentos en que pasamos mucho tiempo juntos en un ambiente distendido que nos permite ir abriéndonos al otro.

Hemos compartido tertulias sobre temas muy diversos como pueden ser la salud, el Comercio Justo, situaciones en lugares concretos como Malawi o Chiapas, la cultura islámica, la discriminación racial o la interculturalidad. En este apartado el pasado mes de Marzo contamos con la presencia de Jesús Valero, profesor de Sociología en la Universidad de Valladolid que nos habló de un tema tan interesante como la convivencia de religiones, importantísimo de cara a construir una sociedad intercultural. Y también solemos tomar café con algunas personas de interés en nuestra ciudad, representantes de distintos ámbitos, que nos permiten acercarnos a la realidad social y cultural de la ciudad para que nos sea más fácil integrarnos en distintas actividades.

Los diversos talleres donde aprender cosas todos juntos forman parte también de nuestra actividad. Periódicamente realizamos talleres de manualidades para niños y adultos donde hemos podido hacer adornos de navidad, máscaras, pintura, juegos, figuras para el Belén o marionetas,  entre otros. Desde el centro Islámico vienen a enseñarnos  caligrafía árabe. Uno de nuestros talleres estrella es el de cocina, tanto por su frecuencia como porque en él hemos cocinado tortas de maíz, rosquillas, cocina de Azerbaiyán, de Colombia, de Extremadura, y… ¡De casi todas las zonas del mundo ya!, así como cocina con productos ecológicos y de comercio justo y  lo que es mejor hemos podido probarlo (¡Que rico estaba el pastel de zanahoria que nos hizo Gabi en el último!). Ya se sabe que a todo el mundo se le conquista por el estómago… lo hemos comprobado: los talleres de cocina siempre son un éxito.

 

En los últimos tiempos hemos  comenzando  un taller quincenal de tareas domésticas en el que se está creando un grupo de trabajo de mujeres interesantísimo y que seguro que nos va a dar muchas alegrías.

Memorables son las tardes del concurso de Parchís, el concurso de fotografía que dio lugar a nuestro primer calendario, el de pintura y, como no, el de pinchos con tanta variedad e imaginación donde pudimos comprobar que el concepto de pincho no es igual en todas partes. Y por supuesto nuestro bingo Solidario que tiene mucha afluencia y en la que juegan juntos pequeños y grandes, de aquí y de allá y cuya recaudación destinamos al proyecto de atención primaria deCáritas en nuestra parroquia.

Para nosotros hay actividades especialmente entrañables como pueden ser la fiesta de Año Nuevo que ha sido una manera de salir a la calle a denunciar aquellas cosas que son injustas y atentan contra la dignidad de las personas y nuestra voluntad de cambiarlo, pero desde el optimismo, la música, el gesto y el compartir lo nuestro, además de una buena falla donde quemar todo lo malo. Entrañables también las fiestas que llamamos “El día de…” donde personas de diferentes países o de otras regiones españolas nos muestran su cultura, su paisaje, su folklore y su gastronomía en un ambiente de fiesta. Disfrutamos del día de Colombia, del Sahara, de Senegal, de Galicia, de Cantabria, de la República Dominicana, de Rumanía o de Valencia…entre otros. Y como no, el día intercultural del libro en el que niños y mayores tienen su momento para leernos sus cuentos, relatos, poesía o pensamientos y donde hay espacio también para alguna actuación musical. Guardamos emotivos recuerdos de estos días.

 

También…

Contamos con un acogedor oratorio a disposición de quien quiera acercarse a tener un rato de oración, además, mensualmente organizamos una oración cristiana en la que participa gente de distintas nacionalidades, y cada año, un grupo de personas de Colombia prepara la Novena al Niño Jesús, una tradición muy arraigada en varios países de América Latina, que se celebra en vísperas de Navidad y que hace años venimos celebrando todos juntos.

Otra tarea que creemos interesante que se conozca es nuestro trabajo conjunto con el Centro Social Islámico y las asociaciones de inmigrantes, nos reunimos periódicamente movidos por el mismo objetivo de despertar en la población la necesidad de construir una sociedad intercultural en la que nuestros hijos tengan un futuro mejor, más justo y más humano. Juntos preparamos una fiesta Intercultural  el pasado día de San Juan, en la que disfrutamos  casi 400 personas de distintas actividades y talleres (henna, trencitas, caligrafía y pintura árabes, juegos africanos, danzas típicas de Cantabria…). También aprovechamos el ambiente festivo y la gran afluencia de público para reivindicar un cambio de valores en nuestra sociedad, dado que esta la construimos entre todos necesitamos aportar cada uno lo mejor de nosotros: solidaridad, alegría, esperanza, acogida, justicia, igualdad… para promover un mundo mejor.

Parte de nuestros esfuerzos los dedicamos también a promover el Comercio Justo como una alternativa al comercio tradicional, en el que frente a los criterios meramente económicos de este último tiene en cuenta, además,  valores éticos que abarcan aspectos tanto sociales como ecológicos. La característica fundamental del Comercio Justo es que reduciendo los intermediarios conseguimos que los pequeños productores reciban un precio justo que les permite mejorar sus condiciones de vida y la de sus familias.

Desde el proyecto denunciamos el recorte de derechos (tristemente muy de actualidad ahora el derecho a la salud), las redadas racistas (controles de identidad que la policía hace por las calles basándose en rasgos físicos que pueden indicar que una persona puede ser extranjera), los centros de internamiento de extranjeros (CIEs, una especie de cárcel donde te pueden recluir hasta 60 días sin haber cometido ningún delito, sólo por carecer de permiso de residencia y trabajo)… que repercuten tanto en la imagen pública de los migrantes como en su dignidad como personas. Como cristianos comprometidos con la justicia nos posicionamos junto a los más vulnerables de nuestra sociedad, especialmente junto a aquellos privados cada día de más derechos que son las personas en situación administrativa irregular.

Os hemos presentado el Proyecto Lacampa, que es un proyecto de todos, puesto que todos somos responsables del tipo de sociedad que construimos. Podéis visitarnos, tomaros un café y charlar un rato. Os invitamos a participar en cualquiera de nuestras actividades y a colaborar en aquello que deseéis. Os esperamos porque el mundo es de todos y para todos.

Podéis consultar nuestras actividades en www.caritas.es/santander y conocer más cosas sobre la visión de Cáritas  del hecho migratorio en www.nadiesinfuturo.org.

 

Estefanía Chaves Salgado

 

 

Compartir
Artículo anteriorJÓVENES INMIGRANTES
Artículo siguienteMI TRABAJO CON INMIGRANTES