Quien dice qué a quién…

Esta imagen es un dibujo de Máximo aparecido en el diario El País el 25 de junio de 2005.

Esta imagen puede servir para dentro de un mes o dos con ocasión de la Navidad, pero viene bien para, en  cualquier época del año, darnos cuenta de que alguien pretende manipularnos y nos está mandando hacer lo que él quiere.

La imagen puede dar mucho juego y se puede usar de diversas maneras. En todo los casos es bueno que cada miembro del grupo disponga de ella fotocopiado. En esta ocasión incluso se pueden tener preparadas varias copias para realizar diversas actividades con cada una de ellas.

La imagen en conjunto

  • Como siempre, ver la imagen. ¿Qué nos sugiere? ¿En qué nos hace pensar?¿Qué sentimientos nos provoca?
  • Partir de esos comentarios, que nos darán la clave para ver por dónde va el grupo y cada uno. Hacerlo siempre mediante preguntas circulares: cuestionar lo que se va diciendo abriendo el abanico hasta llegar al centro de la cuestión.

El personaje y el espacio

  • Un personaje, en el centro y abajo, camina… hacia el pasado. El sol también queda en el futuro… ¿Cómo es ese personaje? ¿Qué le pasa? ¿Por qué va cariacontecido?
  • Es un solopersonaje. ¿Es también un personaje solo?
  • ¿A quién puede representar?
  • Al fondo, como en muchos dibujo de Máximo, se contempla el horizonte, en este caso con una montaña interminable, una barrera regular/irregular que nos sitúa y nos conduce…

El texto

  • El resto del espacio son palabras. ¿Quién las dice? ¿A quién? ¿Para qué? ¿Con qué consecuencias?
  • En total aparecen 105 verbos. más de cien invitaciones o insinuaciones o mandatos o…, que nos invitan a algo. ¿Qué nos dice a nosotros?
  • Trabajar especialmente con el texto según se sugiere a continuación. En todos los casos –aunque no se señale en cada ocasión– se puede elegir una, dos o tres palabras, o diez, o las que cada uno crea conveniente.

 

  •   Quién dice

–         ¿Quién está detrás de todas esas palabras?

–         ¿Quién puede estar detrás de cada una de ellas?

–         ¿Qué pretende en cada caso?

  •  Qué

–         Imaginar que habla… la publicidad, el Estado, la Iglesia, la familia, la escuela, los políticos, los amigos… ¿Qué es lo que nos dice cada una de esas instituciones? Elegir algún verbo para cada una de ellas.

–         ¿Cuáles de esas palabras nos diría también el Evangelio? Quizás diría otras: escribirlas.

–         ¿Qué palabras de esas diría cada uno a su mejor amigo? ¿Y a su peor enemigo? ¿Por qué en cada caso?

 

  •  Con qué consecuencias

–         ¿Qué pretenden en cada caso?

–         ¿Qué logran?

–         Concluir cada palabra incluyéndola en una frase (servirse para ello de las proposiciones adecuadas según las características de cada verbo: “Yo voy…”,  “Yo vengo de…”, “Insita en…”

–         Concluir la palabra de forma negativa aplicándosela a cada uno: “Yo no  voy a…”, “Yo no vengo de…”

Herminio Otero