¿QUIÉN MATÓ A JESÚS DE NAZARET?

Veredicto para “miopes de corazón”

 Los jefes de los sacerdotes y los ancianos del pueblo decidieron dar muerte a Jesús (Mt 26, 3-4).

Judas le traicionó por treinta monedas de plata (Mt 26, 14-16).

Los discípulos se quedaron dormidos cuando el Señor más les necesitaba

(Mt 26, 36-46).

Un tropel de gente con espadas y palos le capturan (Mt 26, 47-50).

Los discípulos le abandonan y huyen (Mt 26, 56b).

Pedro niega a su Maestro en tres ocasiones (Mt 26, 69-75).

El pueblo pide a gritos la muerte de Jesús (Mt 27, 15-22).

Pilato se lava las manos (Mt 27, 24).

Los soldados se burlan de Él y lo crucifican (Mt 27, 30-31).

Y cada uno de nosotros contemplamos,

un año más, desde nuestras butacas de “personas de bien,” cómo Jesús muere, cómo Jesús sigue muriendo en cada uno de sus hijos crucificados, en vida, por los clavos de nuestra indiferencia…

José María Escudero

 

 

Compartir
Artículo anteriorRepensar la pastoral
Artículo siguiente7 pasos para ser feliz