Retrato de los universitarios

A principios del mes de abril se hicieron públicos los resultados de una macroencuesta encargada por la FUNDACIÓN BBVA  y aplicada a 3.000 universitarios para conocer sus opiniones sobre las carreras que cursan y la sociedad en que viven. Lo más llamativo, según los titulares de los periódicos,  es que “los universitarios se declaran poco religiosos, tolerantes y de izquierdas”.  He aquí algunos datos (Vénanse reflejados más ampliamente en otras pa´ginas de este mismo número de MJ):

  • El 46,7% de los españoles que cursan estudios superiores se declaran agnósticos o ateos, frente a un 45,3% que dice profesar la confesión cristiana en esta encuesta.
  • El alejamiento de la Iglesia católica de estos jóvenes, con una media de edad de 23 años, es notorio, ya que el 78% confiesa que ha sido educado en este credo.
  • También su práctica religiosa se sitúa bajo mínimos: más de la mitad se autodefine como “nada religioso” y casi un 60% reconoce que no se acerca a un templo salvo en compromisos o ritos sociales como bodas, bautizos y funerales.
  • El alejamiento de la doctrina católica en materia sexual queda patente de manera mayoritaria hasta entre sus propios fieles.
  • “Aunque otros sondeos marcan esta tendencia, seguramente los universitarios actuales son más agnósticos, laicos y tolerantes que la sociedad en general”, asegura Mariana Szmulewicz, coordinadora del sondeo.
  • Así, ha sorprendido su elevada aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo, con una nota de 7,9 de 0 a 10, la eutanasia (un 7,5), el aborto (un 7) y la adopción de niños por parte de parejas homosexuales (6,8).
  • Como en casi todos los sondeos desde la reinstauración de la democracia, los universitarios se decantan hacia la izquierda. Un 40,7% se declara de esta tendencia política, frente a sólo un 8,7% que se identifica con la derecha. No obstante, los coordinadores de la investigación apuntan que buena parte de los que se dicen de centro son básicamente conservadores.
  • En consonancia con la ideología mayoritaria de izquierdas y la indiferencia religiosa, al Iglesia católica es la institución que recibe peor calificación: un 2,9. También suspenden las empresas multinacionales y, rayando el aprobado, los gobiernos y los medios de comunicación. Por contra, la universidad (institución con la que tienen un mayor contacto), las ONG, las empresas españolas, las Naciones Unidas y el Ministerio de Educación reciben un aprobado.
  • Estos jóvenes tienen una visión bastante negativa de la globalización. Casi la mitad considera que este fenómeno tiene más consecuencias malas que buenas. También predominan los estudiantes que consideran que aumentan las distancias entre países ricos y pobres y que produce un mundo dominado por la cultura occidental. Son minoritarios los que creen que la globalización hace a las personas más libres.

La noticia suscitó en Internet un amplio intercambio de opiniones de todo tipo, muy interesantes y sugerentes, por cierto, sobre todo para hallar las causas de esta situación, pero no las reproducimos aquí.

Lo que está claro que esta realidad nos interesa y afecta a todos. Más a los educadores y agentes de pastoral.  Por eso reproducimos también en la pagina de al lado los resultados de la encuesta realizada por Javier Elzo en la Universidad de Deusto.

¿Que nos dicen a nosotros estos retratos de los jóvenes? ¿Cómo hemos ayudado nosotros a configurarlos? ¿Qué podemos hacer para que sean distintos?

Las cuestiones  podrían continuar. Nuestras respuestas no deben tardar.

Cuaderno Joven