Retrato de los universitarios

Retrato robot

El retrato robot de los universitarios españoles podría ser este: Es mujer, tiene menos de 25 años, estudia alguna titulación de la rama de Ciencias Sociales en un centro público y no trabaja, al menos a tiempo completo. Éste es el perfil que más se repetirá entre el 1.366.542 de alumnos —de todos los cursos— que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), se matricularon para el curso 2009-2010 en una de las 77 universidades españolas. Y más: el 55% de los universitarios pertenece al género femenino, 250.000 se matricularán en una facultad madrileña y el 89% optará por un centro público.

Más chicas

Una nueva realidad «preocupante»: «En la universidad se puede observar una nueva fractura social que se produce porque hay carreras con mayoría de mujeres —Medicina, Trabajo Social, Magisterio…— y otras que se han convertido en típicamente masculinas, como las de corte científico». (Javier Elzo, sociólogo)

Otros aspectos llamativos: Tres de cada diez cambiarían de carrera si pudiesen dar marcha atrás. Esta situación guarda relación con el hecho de que en las universidades españolas prevalezca la teoría sobre la práctica —algo mencionado por el 73% de los alumnos—. En España hay un desajuste claro entre la formación y el mercado laboral. Los graduados están sobrecualificados en el conocimiento teórico.” (Almudena Moreno, socióloga.)

Inseguros y sinceros

Además de inseguro, el universitario del siglo XXI es en muchas ocasiones tachado de comodón e, incluso, «es cada vez menos joven y más adolescente: se instala en el presente y no piensa en el futuro… Pero ahora el universitario es más franco, no admi­te doblez ni engaño, y eso, de cara al futuro, es muy positivo». (Javier Elzo)

La familia es su primer interés, seguida de la salud y la amistad, mientras que la política y la religión apenas les despiertan curiosidad. Esto no es más «que un reflejo del conjunto de la sociedad». Igual sucede con los valores: «No es que haya una pérdida de los mismos, sino que han cambiado y algunos, como el compromiso o la responsabilidad, fallan».

Una última pincelada: para el universitario el éxito equivale a tener la familia que desean, muy por delante de trabajar en lo que les gusta.

Enganchados a las nuevas tecnologías

«Han nacido en un contexto informatizado, con unos accesos a fuentes de información y socialización inéditos y son los que más los aprovechan», resume Javier Elzo. Según el Injuve, el teléfono móvil es el dispositivo más usado (por un 98,5%) y se debe, según el 45%, a que les gusta estar permanentemente conectados.

No se quedan atrás los videojuegos. En 2008 se vendieron en España cerca de 4.000 videoconsolas, aunque el universitario prefiere dedicar sus horas libres a Internet, donde es el rey. Considerados los usuarios más activos —el 98% accede de forma frecuente—, recurren a la Red para, en este orden, usar el e-mail y bajarse documentos o buscar información. La universidad, en cambio, no camina al mismo ritmo: actualmente hay un ordenador por cada 13 alumnos.

Cristina Martín Frutos

ABC, 6.7.09

Para hacer

  1. ¿Qué datos me llaman la atención? ¿Cuáles coinciden con lo que yo vivo?
  2. Unir estos datos a las propuestas para trabajar con la Imagen de este mismo Cuaderno Joven, a los que ilustraba.
  3. Téngase en cuenta que estos datos se refieren a España. ¿Cómo es la realidad en otros lugares? ¿Qué pasaría si yo tuviera que vivir allí? ¿Qué haría? ¿Cómo puede ayudarme eso a actuar de otra forma ahora en mi realidad?