¿Sé animar al grupo?

Contesta rápida y espontáneamente a cada una de las afirmaciones siguientes, puntuándote en cada una de ellas de 1 a 5, conforme a estas equivalencias:

1 Nada, 2 Poco, 3 Algo, 4 Bastante y 5 Mucho.

• Reunirse con los demás integrantes del equipo de conducción y discutir las funciones y las actuaciones del equipo.  
• Ayudar al grupo a definir claramente su problema u objetivo.  
• Ayudar al grupo a establecer la estructura necesaria para realizar su objetivo.  
• Alentar la expresión de ideas por parte de todos los integrantes del grupo.  
• Remitir las preguntas de nuevo al grupo.  
• Cerciorarse de que los hechos estén disponibles cuando se necesiten.  
• Preguntar y hacer resúmenes sin que interfieran los puntos de vista personales.  
• Procurar que sé analicen todos los aspectos de la cuestión o del problema que se está tratando.  
• Ayudar a que el grupo distinga los hechos y los argumentos del prejuicio y de las opiniones.  
• Pedir manifestaciones frecuentes del progreso realizado al registrador o secretario de actas.  
• Establecer y mantener un clima grupal informal, cooperante y permisivo.  
• Ayudar al secretario a redactar las manifestaciones resumidas del grupo “para el archivo”.  
• Mantener la discusión en el tema y mantenerla progresando hacia el objetivo establecido por el grupo.  
• Sugerir en vez de dar instrucciones.  
• Estimular y mantener un cambio espontáneo de ideas y de pensamiento.  
• ¿Tiendo a abusar de tecnicismos?  
• Cuando sea necesario, introducir el humor apropiado para animar la atmósfera.  
• Trocar las manifestaciones expresadas pobremente en manifestaciones claras y expresivas.  

Interpretación

Suma todos los puntos obtenidos. Una puntuación total de 60 puntos puede considerarse co­mo expresión de una positiva disposición, signo de que “sé animar” el grupo o grupos con los que trabajo. La puntuación ideal se situaría en torno a los 75-80 puntos. Si el resultado está por de­bajo de los 45 sería conveniente revisar, al menos, las cuestiones en donde aparecen las puntua­ciones más bajas. En cualquier caso, sería conveniente que el test fuera tomado en consideración por el “equipo de animadores/as” para que, una vez realizado y analizado, se tomaran los com­promisos oportunos en orden a mejorar la “calidad de animación”.

 

A. LÓPEZ CABALLERO

Cómo dirigir grupos con eficacia, Ed. CCS, Madrid 1997, 68.

Compartir
Artículo anteriorNunca digas
Artículo siguienteSi hay Dios……