Seminario de Otoño 2017: Familia y Pastoral Juvenil

Participantes en el Seminario de Otoño: Familia y Pastoral Juvenil

Los días 28 y 29 de octubre ha tenido lugar en La casa de la Salle Arlep, en Madrid, el Seminario de Otoño: Familia y Pastoral Juvenil, convocado y organizado por el Centro Nacional Salesiano de Pastoral Juvenil, la Coordinadora de las Hijas de María Auxiliadora para la Pastoral Juvenil, y la Secretaría Ejecutiva Regional de los Salesianos Cooperadores. El Seminario, al que estaban convocados el Centro Nacional Salesiano de Pastoral Juvenil y la Coordinadora Nacional de las Hijas  de María Auxiliadora, así como matrimonios involucrados en la pastoral juvenil y familiar,  ha contado con la participación de unas 35 personas, entre ellos casi 20 salesianos cooperadores.

Los objetivos de este seminario eran acoger la doctrina de la exhortación postsinodal Amoris Laetitia, iniciar un proceso de discernimiento para concretar sinergias entre la pastoral juvenil y la familiar, y presentar una serie de experiencias concretas significativas en este ámbito. Para ello se ha seguido la metodología del seminario, promoviendo espacios de comunicación, reflexión y discusión de ideas y propuestas, en un proceso de escucha, comprensión y propuesta.

Se contó con una ponencia única, el sábado por la mañana, a cargo de Javier de la Torre, profesor de la U.P. de Comillas, titulada “Fortalecer la educación de los hijos. Familia y Pastoral Juvenil”, donde el ponente repasó las actitudes principales que se nos invitan a vivir en la exhortación, destacando la necesaria conversión personal y eclesial, así como la llamada a una pastoral de la misericordia.

El Seminario de completó con la presentación y reflexión en torno a una serie de Mesas de Estudio y Mesas de Experiencia, de las cuales se extrajeron una serie de conclusiones, cinco por mesa.

Destacó la riqueza y claridad de la exposición de las diferentes mesas, así como la significatividad de las distintas experiencias concretas que fueron presentadas. El debate que se formó en los diferentes grupos en torno a las mismas fue también de gran valor.

Para concluir, el domingo se presentaron las conclusiones extraídas de las diferentes mesas, de la ponencia, y del diálogo en el aula, detectando cierta convergencia en  varios principios y propuestas que toca ahora trabajar y desarrollar en los diferentes grupos de familia salesiana. Esperamos por tanto que de este Seminario se puedan generar nuevos criterios e ideas que favorezcan estas sinergias entre la pastoral juvenil y familiar dentro de la familia salesiana.

Borja Pérez