Ser y hacerse persona

Este dibujo se titula Passport y lo hizo Saul Steinberg en 1954. Tiene una sobriedad y traspa­rencia poco comunes que sólo los artistas pue­den lograr. A nosotros nos puede servir para descubrir qué es la persona, ver lo que nos ha construido y lo que nos destruye y elegir el ca­mino de la construcción de la persona. Puede ser una imagen especialmente válida para los adolescentes que están formando su imagen y andan en búsqueda de su identidad.

  • La imagen
  1. Ver la imagen con detenimiento y atención: – ¿Qué nos dice?

– ¿Qué sentimientos nos produce? – ¿Qué situaciones nos recuerda?

  1. Leer la imagen detenidamente: ¿Qué pasa ahí? – Alguien «se hace» a sí mismo…

– Está serio y tiene lo ojos saltones… – No tiene orejas (no oye) ni pelo…

– Con una mano actúa, pero no ha sido capaz de hacer la otra…

– ¿Qué puede ser? ¿Es hombre o es mujer?

– Está inacabado, por hacerse, sin completar­se…

– De repente se tacha a sí mismo… ¿Lo hace él? ¿O alguien le ha obligado y le ha llevado y guiado las manos hasta tacharse, eliminar­se…?

– ¿Qué hubiera necesitado para terminar de construir su imagen y no tacharla a la mi­tad…?

– El dibujo se titula Pasaporte. Las fotos para el carnet llegan con el rostro. Pero aquí el ros­tro está tachado, autocensurado…

  • La realidad
  1. Aplicar la imagen a cada uno: imaginar que ese so­mos nosotros.

¿Qué aspectos positivos tenemos que nos han construido como personas?

– ¿Cómo nos hemos hecho a nosotros mismos? ¿Quién y cómo nos ha ayudado a ello?

– ¿Qué nos falta para construirnos, para ser personas de verdad…?

– ¿Qué aspectos de nosotros nos desagradan y quisiéramos tachar, eliminar…?

– ¿Qué nos recriminamos a nosotros mismos?

¿Qué tenemos que agradecer a nuestros pa­dres en la construcción de nuestra personali­dad? ¿En qué nos hubiera gustado que hu­bieran actuado de otra forma con nosotros?

– ¿Con qué ojos vemos la realidad?

– ¿Puede en nosotros la alegría o la seriedad? ¿Qué nos ha llevado a ello?

– ¿Cómo escuchamos a los demás?

– ¿Nos sentimos nosotros escuchados? ¿Quién nos gustaría que nos escuchara más?

–          Concluir las siguiente frases:

  • A mí me falta…
  • Yo quiero completar en mí…
  • Últimamente he logrado…
  • Lo que más me ha construido como perso­na es…
  • Estoy orgulloso de…

– “Hombre o mujer, lo importante es ser per­sona”. Comentar esa frase. ¿En qué se tradu­ce? ¿Qué podemos hacer para ello? (Sobrie­dad y trasparencia).

– ¿Quién o quiénes, qué y cómo nos ayudan ahora a construirnos como personas?

– Comprometerse: “Para yo actuar a dos ma­nos e implicarme en la realidad tendría que…”

  1. Aplicar la imagen a otras realidades

–          Hacer y responder a preguntas similares a las anteriores pero aplicadas a otras realida­des: el dibujo puede simbolizar a un político, a un eclesiástico, a un animador, a los pa­dres… O a instituciones: el ejército, la igle­sias, la enseñanza, la política… O a… la ado­lescencia.

 

  • Texto y contexto

Comparar la imagen con el texto de Wislawa Szymborska que reproducimos en la página anterior (Al preparar un currículum vitae).

Comentar lo que aporta el texto desde esta imagen. Aplicarlo especialmente a la situa­ción de los jóvenes ante diversas realidades: los estudios, el trabajo, la familia, la iglesia, el compromiso político, etc.

 

HERMINIO OTERO

 

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEducar para el silencio
Artículo siguienteUna joven con sed de ti