También nosotros os «desafiamos»

Natalia de la Parte

CONFERENCIA INFANTIL SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

800 delegados con edades comprendidas entre los 10 y los 12 años se reunieron a finales de 1995 en Eastbourne (Inglaterra) para celebrar la I Conferencia Internacional Infantil sobre Medio Ambiente. La conferencia se articuló en tres ejes: la basura y el reciclado, los animales en peligro y el desarrollo sostenible y los medios de comunicación. Aquí presentamos algunos de sus puntos conclusivos: un desafío que atender por parte de todos. 

– Ideas y desafíos

Al final de la I Conferencia Internacional Infantil sobre Medio Ambiente los niños y ni­ñas presentaron 25 conclusiones, bajo forma de retos. Recogemos a continuación algunos de esos desafíos.

  • Desafiamos a todos los gobiernos a facilitar el reciclado de los plásticos y a animar a los fabricantes a reducir los envoltorios excesi­vos.
  • Retamos a los gobiernos a dar a todo el mun­do la oportunidad de reciclar: proveyendo a los hogares con diferentes cubos para se­parar las basuras; facilitando la existencia de contenedores en lugares accesibles; proporcionando información.
  • Apelamos a los comercios de todos los pa­íses del mundo a seguir el ejemplo de Ma­lawi y dejar de usar bolsas de plástico para 1998, animando a todos sus clientes a que traigan sus propias bolsas.
  • Desafiamos a los gobiernos a utilizar el dinero procedente del turismo para conservar los es­pacios naturales y las especies amenazadas.
  • Sugerimos también a los gobiernos que plan­ten árboles en tierras deforestadas por las industrias papeleras y a prohibir las impor­taciones de maderas procedentes de los bosques tropicales.
  • Retamos a todos los gobiernos a crear ca­rriles bici para mejorar la calidad del aire y a las empresas a proporcionar una bici o un abono-transporte en lugar de un coche.
  • Desafiamos a los arquitectos e ingenieros a diseñar casas y espacios que utilicen fuen­tes de energía renovable.
  • Rogamos a los gobiernos que promuevan el uso de tecnologías limpias.
  • Retamos a los medios a crear una red de comunicación juvenil en la que los más jó­venes puedan participar, dejándoles, por ejemplo, hacer el periódico una vez por se­mana.
  • Pedimos una policía que deje de cargar con­tra las manifestaciones pacíficas.
  • Urgimos a la ONU a que obligue a los go­biernos a aceptar nuestros desafíos. 

REVISAR NUESTRO COMPROMISO ECOLÓGICO

– El verano es buen momento para ver cómo anda «nuestro respeto de la naturaleza». Antes de leer esta especie de ,manifiesto-desafío», podemos pensar cómo cuidamos del plane­ta, cómo ayudamos a la conservación del medio ambiente, qué hacemos para no dañar la capa de ozono, en qué contribuimos a la mejora de nuestros pueblos y ciudades…

– Leemos el texto y lo comentamos.

– ¿Por qué crees que la gente tira los papeles y otras cosas al suelo? ¿Por qué no usamos más el transporte público? Hacer una cuesta sobre estos u otros temas y concluir con al­gunas cosas que se podrían hacer.

– Hacer un censo de los contenedores, lugares específicos en vuestro pueblo o ciudad pa­ra el almacenaje y/o reciclado de papel, vidrio, ropa, pilas, etc. Si no existen o resultan in­suficientes, ¿por qué no escribís una carta al alcalde? ¿Hay caniles-bici en vuestra ciu­dad; son suficientes?

– Escribir un reto o un manifiesto concreto relacionado con el medio ambiente, indicando a quién se quema hacer llegar (desafía a …) y tratar de enviarlo a instituciones y personas.

– Tratar de ver cómo es y cómo debería ser vuestro comportamiento y compromiso res­pecto a los temas ecológicos más importantes.