Todo corazón

Este dibujo de Ajubel ilustraba en Expansión & Empleo (4 y 5 de enero de 2003) el texto No sabes cómo lo siento, que hemos reproducido en la página 6, correspondiente a la sección “La trastienda”, que aborda dentro de “El tópico de la semana” asuntos concretos referidos a las relaciones laborales. No es necesario decirlo al principio, pero se puede aludir a ello en algún momento y trabajar conjuntamente con el texto para ver cómo ponemos en funcionamiento nuestra inteligencia emocional en todas las relaciones (familiares, sociales, escolares, laborales…) y en todo tiempo (no sólo las navidades) y lugar.

La imagen

  1. Centrarse en la imagen. ¿Qué pasa ahí?
  2. Partir de esos primeros comentarios, que darán las claves de lo que el grupo piensa y vive, y que pueden ser de lo más variopinto.
  3. Reconducirlos siempre mediante preguntas de modo que se vayan aplicando a la realidad personal o del grupo.Las pautas siguientes pueden ayudar a ello.

Los personajes

  1. ¿Qué les pasa a esos personajes? Centrarse en cada uno.
  2. ¿Que representa cada uno? Ponerles nombre. Nótense las rayas(¿de admiración, de energía positiva…?) de uno y las gotas (¿de sudor) de otro…
  3. Uno sonríe y es todo corazón… Y presenta las palmas. Es amigable. ¿Qué más características de cercanía y amistad podemos tener en nuestras relaciones?
  4. El otro está serio, tiene las manos paralizadas (no se le ven) y tiene gafas de cerca… Pero no ve… de cerca, o no sabe interpretarlo o no está de acuerdo…¿Qué distancias guardamos nosotros de los demás?
  5. ¿Quiénes podrían ser esos personajes? ¿Con quién los relacionamos?
  6. ¿Cómo se relacionan entre ellos?
  7. Elegir un personaje: el que más se parece a cada uno, el que nos gustaría ser…
  8. Imaginar un diálogo entre ellos dos. Realizarlo por parejas. Después intercambiar los papeles en la misma pareja.

El tiempo

  1. Al fondo se ve un árbol de Navidad con sus adornos y estrella. ¿Cómo son nuestras relaciones en Navidad?
  2. ¿Cómo son y cómo deberían ser fuera de ese tiempo?
  3. Leer la entradilla del artículo No sabes cómo lo siento (Recortes, p. 12). ¿Estamos de acuerdo?
  4. Leer después el resto del artículo. Relacionarlo con la Navidad y con la imagen.

El lugar

  1. ¿Dónde sucede la acción? ¿Dónde podría suceder?
  2. Nosotros “solemos tener una importante laguna, una carencia que repercute -para mal- en nuestra tarea y en nuestras relaciones humanas: nos falta educación sentimental… Somos bastante analfabetos a la hora de identificar nuestros sentimientos: nos metemos en espantosos y peligrosos berenjenales porque no sabemos explicar bien -ni siquiera explicarnos a nosotros mismos- qué nos pasa por el corazón y por la cabeza, qué emoción exacta nos embarga y qué resorte sentimental” ha hecho que os demás reacciones de una manera determinada. ¿Cómo andamos nosotros en ello?
  3. “Cuando la pedagogía sentimental haya surtido efecto y podamos llamar por su nombre a todos y cada uno de nuestros sentimientos, aún nos faltará algo para doctorarnos: buscar las raíces más profundas de nuestra alegría y de nuestra tristeza. Porque no basta conocer el nombre de la madeja, de la pelota sentimental: hay que saber de qué hilo tirar para devanarla.” ¿Cuáles nuestras raíces sentimentales?
  4. ¿Qué pasaría ni nuestra cabeza se transformase en corazón? Imaginar una historia. Cada uno puede ser el protagonista de la misma: va recorriendo diversos lugares en los que vive habitualmente y nota las reacciones de los demás.

Herminio Otero