«Todo lo verdadero, noble, justo… Todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta» (Flp 4,8). La «vida buena» del Evangelio: del valor a la virtud

Compartir
Artículo anteriorDel valor a la virtud
Artículo siguienteEl sentido de nuestros hábitos