Tribus urbanas

Estos dibujos de Bernat Lliteras ilustran el libro de LOLA DELGADO y DANIEL LOZANO Tribus urbanas. Guía para moverse con soltura entre frikis, solidarios, cool, cuterfamosos… (La esfera de los libros, MADRID, 2004). En el original aparecen mucho más grandes y hay muchos datos sobre cada uno de ellos. Siempre se puede acudir a ellos (Véase también una síntesis de los datos en este mismo número de MJ, pp ****).

■ Según este origen se puede trabajar con ellos. Véase a quién corresponde cada dibujo.

1  Cool                         Víctimas de lo exclusivo

2 Soli-darios               Un mundo mejor es posible

3 Góticos                     La zona oscura

4 Moteros                    Carretera y manta

5 Hipho-peros             El imperio de la XXL

6 Frikis                        Enganchados a la fantasía

7 Neohippies               Restos de la esencia PLUR

8 Cutrefamosos          Hijos de la telebasura

9 Mods                         “Keep de faith”

10 Lolailos                  Fusión cañí cien por cien española

11 Pijos                       De Snoopy a Victoria Beckham

12 Neoba-kalas          Música a toda pastilla

13 Punks                     Crestas de capa caída

14 Indies                     Independientes en camiseta

15 Skins                      Los soldados de Hitler

16 Inmigrantes           La tribu mestiza que busca su sitio

17 Pachanguera         Saltando de boom en boom

18 Heavies                  ¡Arriba esos cuernos!

 

■ Para comenzar, podemos repartir también esta lista pero sin los números y en distinto orden: que cada uno y entre todos, busquen a qué personaje corresponde el nombre y la breve descripción.

  • ¿Qué decimos, después de saber quiénes son y algunas de sus carcterísticas, de cada uno de ellos?

■Al margen de su origen, pueden servirnos para descubrir nuestras imágenes sobre los jóvenes, y buscar nuestras identificaciones y rechazos. Por eso podemos trabajar con los dibujos sin más:

  1. Vemos los dibujos y vamos eligiendo (casi inconscientemente y sin pensarlo mucho):
  • ¿Cuál es el personaje que más me atrae?
  • ¿Con cuál me identifico?
  • ¿Cuál se parece más a mí? ¿Y el que menos?
  • ¿A cuál rechazo instintivamente?
  • ¿Con quién me casaría? ¿Con quién no?
  1. Meterse en los personajes:
  • Hablar desde cada uno de ellos: elegir un personajes y escribir una carta (poner el destinatario concreto: a Dios, al Papa, al Presidente de Gobierno, a un cristiano, a un no creyente…)
  • Establecer un diálogo entre dos personas que hayan elegido a un personaje distinto al suyo: cada uno habla desde el personaje elegido.
  • Este diálogo se puede llevar a cabo entre varias personas, pero siempre desde el personaje elegido.
  1. La gente, especialmente los jóvenes, se agrupan:
  • ¿A qué se debe ese fenómeno?
  • ¿Cuál es tu grupo de referencia?
  1. Al final de la página queda el espacio de dos huecos.
  • ¿A quién pintaría yo en él?
  • Si hago mi autorretrato ahí, ¿cómo sería? ¡Hacerlo!

Herminio Otero

Compartir
Artículo anteriorAdora y confía
Artículo siguienteUNAS OLIMPIADAS DIFERENTES