TU PALABRA Y MIS PALABRAS

De la oración a la acción

 Maestro, hemos estado toda la noche faenando sin pescar nada,

 pero puesto que tú lo dices, echaré las redes. (Lc 5, 5)

 Señor, desde la orilla de mi vida

escucho una, dos, cientos de veces, tu Palabra,

mas cuando entro mar adentro

mis redes capturan miedos, desilusiones, fracasos…

 

Señor, desde la orilla de mi vida

tu Palabra faena en mi corazón,

mas cuando entro mar adentro

tu Palabra y mis palabras… ¡cuán diferente son!

 

Señor, desde la orilla de mi vida

tu Palabra me habla de amor, de paz, de fraternidad…

mas cuando entro mar adentro

mis redes sacan odio, violencia, desilusión…

 

Señor, desde la orilla de mi vida

siento cómo tu Palabra da sentido a mis palabras,

mas cuando entro mar adentro

mis redes se rompen por el peso de mis palabras sin rumbo y sin timón.

 

Señor, desde la orilla de mi vida

tu Palabra me invita a echar las redes,

mas cuando entro mar adentro

mis palabras olvidan, una y otra vez, tu Palabra.

 

Señor, desde la orilla de mi vida

quiero remar mar adentro y echar las redes,

y hacer señas a los cercanos y gritar a los lejanos:

“¡Mirad, mis palabras se han prendado de la Palabra!”

 

Sí, Señor, me adentraré mar adentro,

cruzaré la puerta de la orilla de mi vida

y, juntos, mis palabras y tu Palabra,

faenarán en pos de un mundo mejor.

J. M. de Palazuelo

 

 

Compartir
Artículo anteriorSin nombre
Artículo siguienteEvangelizando entre pupitres