¿Tú también «Gran hermano»?

Hay un deseo irrefrenable de exhibirse y de contar la propia vida en público. La televisión es maestra en poner en escena a la gente corriente que intenta mostrarse: son los reality show. ¿Sientes tú también ganas de compartir tu intimidad con el innumerable público de los medios de comunicación o prefieres proteger tu mundo, para que sea único y verdadero?

 

1    La puerta de tu habitación la tienes:

A     Siempre cerrada, para delimitar tu espacio.

B     Abierta; en caso contrario, te sientes fuera del mundo.

C     Abierta o cerrada, según el humor del momento.

2    Los programas de TV que desvelan la vida privada son:

A     Una amarga, pero justa ironía.

C     Algo para reflexionar, pero verdaderamente irreal.

B     Tomas inútiles, pues hoy ya no hay diferencia entre lo público y lo privado.

3    ¿Tienes necesidad, a veces, de contar a alguien los hechos de tu vida?:

C     Solo cuando te encuentras en dificultad y necesitas un consejo.

A     Sí, cuando ese alguien que me escucha es digno de confianza.

B     No, prefieres guardar para ti tu vida privada.

4    ¿Tomarías parte en la selección de El gran hermano?:

A     Absolutamente sí: ¡Tendría asegurados el éxito y la fama!

C     Estás tentado a hacerlo, pero no del todo.

B     No, porque deberías mostrar demasiados aspectos  de ti.

5    Cuando ves o escuchas una historia triste en televisión:

C     Atiendes entre interesado y distraído.

B     Consideras que todo es un simple montaje.

A     Te conmueves, pensando cuánta gente sufre.

6    Estás en la calle entre la gente:

B     Nadie piensa en ti. Cada uno piensa en sí mismo.

A     Te sientes observado y te comportas en consecuencia.

C     Sabes que los demás te mirarán solo en caso de que tú intentes llamar la atención.

7    Estamos bajo el ojo vigilante de algún cámara de televisión:

C     ¡No hay vida privada! De ti lo saben todo.

A     Eso no es algo negativo. Siempre hay alguien que piensa en ti…

B     No hay que exagerar esa invasión.

8    Estás parado en un embotellamiento de tráfico; al lado, dos personas discuten:

A     Sin hacerte notar, observas la escena para enterarte de lo que pasa.

C     Vuelves la mirada, de tanto en tanto, para satisfacer tu curiosidad.

B     Te sientes molesto; algunas personas no saben respetar a los demás.

9    La habitación de enfrente de A. Hitchcock:

A     Es una película que recuerda que los hombres han sido siempre mirones y curiosos.

C     Expresa perfectamente la manía de curiosear que tiene hoy la gente.

B     Hace ver que quien curioseando la vida de los demás no es capaz de pensar por sí mismo.

10. ¿Cuál de estas tres propuestas aceptarías sin dudar?:

A     Posar para un calendario de gran difusión.

C     Exhibirte en un escenario importante.

B     Ser productor de un programa de éxito.

 

Corrección e Interpretación

 

¡ Mayoría de A: El perfecto mirón

Te encuentras a tus anchas en esta sociedad mirona. Tampoco tú renuncias a observar la vida de los demás para llenarte de su vida cotidiana; y no renuncias tampoco a hacer una bonita figura, en cuanto te es posible. Buscas que se den cuenta de ti y te molesta pasar inobservado en esta vida, que no ofrece nada de excepcional. No logras comprender la importancia de vivir sin que una cámara esté continuamente dirigida a ti. Ha de ser tú mismo y no un personaje. Reemprende tu vida y, en la sencillez, te descubrirás a ti mismo.

 

      ¡ Mayoría de B: Al abrigo de ojos indiscretos

Al revés que la mayoría de las personas, tú rechazas categóricamente el hacer pública tu vida y te parece ilógico que muchos otros lo hagan con tanta superficialidad. El Gran Hermano y todos los llamadosreality show son la gota que hace desbordar el vaso: ¡si hay que mostrar la vida en la plaza pública, por lo menos, que sea interesante! Consideras que lo privado ha llegado a ser una continua escenificación y que la intrusión de los medios de comunicación en la vida de cada ciudadano es excesiva. Entre cámaras de televisión, historias lacrimógenas, internet y teléfonos móviles, hemos equivocado el sentido de la realidad y el gusto de la intimidad.

 

      ¡ Mayoría de C: Mirón moderado

No te sustraes a la tendencia que estamos viviendo. Te agrada observar la vida de los demás y te gusta que los otros vean la tuya; pero, con frecuencia, te paras a pensar en la finalidad que tiene todo esto. Porque, a fin de cuentas, falta lo que era el gozne, el eje de la sociedad del siglo pasado: el compartir. Contar la propia vida tenía su sentido, porque se encontraba una respuesta, un consejo de los amigos. Ahora se tiende solo a exhibirse, para que los demás vean que uno está allí. Pero, siguiendo el estilo de usar y tirar de los medios de comunicación, terminas por desvanecerte todavía más deprisa.

 

M.T. Brot, Dimensioni Nuove 3(2001), 23.

 

 

Compartir
Artículo anteriorBesos al viento
Artículo siguienteEl mundo patas arriba