Un mundo de mil habitantes

Si los 6.000 millones de terrícolas se redujeran a los 1.000 vecinos de un pueblo, entonces habría cinco militares, los agricultores serían algunos menos, y el médico atendería a tres pacientes al día.

Más de la mitad de sus habitantes serían asiáticos y el chino sería el idioma más hablado.

El agua supondría un bien muy preciado al que sólo podría acceder un tercio de los vecinos

Por ese pueblo no circularían más de setenta coches y el Ayuntamiento dedicaría más dinero a armamento que a educación o sanidad.

Las mezquitas harían sombra a las iglesias, porque en el pueblo habría casi tantos católicos como musulmanes.

Torre de Babel

Ese pueblo sería una especie de Torre de Babel compuesta por 584 asiáticos, 124 africanos, 95 europeos, 84 latinoamericanos, 55 habitantes de la extinta URSS, 52 norteamericanos y 6 australianos y neozelandeses.

Las lenguas más habladas por la mitad de la población serían el mandarín (165), inglés (86), hindi o urdu (83), español (64), ruso (58) y árabe (37); mientras, los 500 restantes tendrían que entenderse en portugués, bengalí, indonesio, japonés, francés, alemán y en otros doscientos dialectos menores.

Vida y muerte

En un año nacerían 28 niños, de los cuales sólo 3 tendrían buenas perspectivas laborales.

La expectativa de vida de los menos afortunados sería de 65 años, 10 menos que el trío de agraciados si son varones y 13 si son hembras.

En el mismo período de tiempo habría 10 fallecimientos: 3 por hambre, 1 de cáncer y 2 bebés antes de cumplir el primer año de vida.

Una persona de las 1.000 resultarla infectada por el virus del sida, pero no desarrollaría la enfermedad hasta más tarde.

En el segundo año de existencia de esta ciudad el número de habitantes sería 1.018.

Escasez de agua

Un tercio de los habitantes tendría acceso a agua potable y por lo tanto, mejores condiciones higiénicas. Dos de cada tres se verían privados del líquido elemento, primero por causas económicas y segundo por el nivel de contaminación del agua.

El transporte individual, es decir, el coche sería privilegio de 70 personas.

Dinero mal repartido

El presupuesto anual del pueblo ascendería a 2.380.000 euros. Por cada rico habría 3 pobres; 200 personas recibirían el 75% del total de ingresos, y otras 200 se repartirían el 2%.

Del presupuesto inicial se invertirían 143.594 euros en armamento, 126.140 en educación y 107.124en sanidad.

Católicos o agnósticos

Las creencias religiosas se dividirían de la siguiente manera: 329 cristianos, entre los que se cuentan 187 católicos, 84 protestantes y 31 ortodoxos; 178 musulmanes, 132 hindúes, 60 budistas, 54 ateos, 3 judíos y 86 seguidores de creencias minoritarias. 167 ciudadanos se declararían agnósticos.

Menos de la mitad de las mujeres tendría acceso a los anticonceptivos; el motivo es en parte religioso ‑también económico y cultural‑ ya que el número de católicos es superior en la aldea y su influencia al respecto es grande.

Maestros y soldados

Entre el millar de ciudadanos se encontrarían 4 agricultores (el incremento de vertederos, el avance de la desertización y de los constructores obligaría a los profesionales del campo a abandonar sus faenas y dedicarse a otra cosa), 5 soldados profesionales, 7 maestros (entre primaria, secundaria y universitarios se repartían el pastel de la enseñanza), 1 médico de medicina general (que a diario podría atender sin problemas a 3 pacientes) y 3 refugiados de guerra o emigrantes que huyen de la pobreza. La mitad de los 670 adultos del pueblo serían analfabetos.

 

Para hacer

Traemos aquí este texto, del que se van conociendo varias versiones o extractos. Su origen procede de Earth Island Journal (primavera, 1995). Aquí lo hemos  extractado de Herminio Otero, Parábolas para una nueva sociedad. Educar en la justicia y en la solidaridad (PPC, 2002, 77-79).  Allí se proponen abundante comentarios y propuestas para trabajar, a los que remitimos.

Podemos trabajar con él con ocasión de la Jornada contra el hambre. En este caso se puede unir a la imagen  de este mismo número de Cuaderno joven.

 

Compartir
Artículo anteriorLos otros jóvenes JASP
Artículo siguienteGLOBALIZAR LOS TABANOS