¡VIVE EN GRUPO!

Cuando llevamos más de medio mes de clases y empezamos a tener la jornada completa, los educadores aprovechamos para presentar en colegios, institutos y parroquias los grupos de tiempo libre educativo de inspiración cristiana.

Creemos muy importante –más en este tiempo “que nos toca vivir”– promover la experiencia grupal, el equipo, el camino hacia la comunidad… Por eso es de vital importancia para nosotros proponer a cada niño, adolescente y joven la posibilidad de vivir en grupo con otros compañeros y compañeras en la gran peregrinación-aventura de la vida, de “su” vida, de “nuestra” vida. Nuestra experiencia nos dice que a principios de octubre es un buen momento para ello, pues ya llevan un tiempo juntos y se conocen entre sí.

Ofrecemos distintas propuestas de presentación, motivación y sensibilización para participar en grupos educativos de tiempo libre, que hemos venido realizando en estos últimos años.

  •  Memoria creativa del curso pasado en “punto poderoso” (power point): Selección de las imágenes más significativas de la historia del grupo durante el curso pasado. En el fondo es una crónica en la que se pueden combinar fotografías, vídeos cortos, texto (poco) explicativo… Todo esto, acompañado de una música adecuada a los destinatarios, puede hacer mucho a favor del movimiento educativo.
  •  Presentación del movimiento educativo: Chicos y chicas mayores de los cursos superiores, convencidos con su experiencia grupal, presentan su vivencia y su punto de vista del movimiento de tiempo libre. Se puede hacer de muchas maneras, siempre con un moderador. Una de ellas puede ser una mesa redonda en la que cada uno habla de un aspecto distinto. Es importante dejar al final tiempo para preguntas. Para facilitar el diálogo, conviene dar un tiempo al final de las intervenciones para el comentario entre los oyentes. Después se formulan las preguntas.
  •  Exposición fotográfica sobre las actividades y la “vidilla” de los grupos de tiempo libre: En una sala preparada para ello o en la misma aula se preparan paneles con fotos sueltas o conjuntos de fotos que presentan la vida formal e “informal” (muy importante del grupo de tiempo libre).  Se pueden poner pies de foto originales y en clave de humor (del bueno, del que no ofende). Todo así preparado, se hace una visita guiada para ver e ir comentando.
  •  Presentación del grupo de tiempo libre a partir de la experiencia más que de la palabra: Se realiza una mini-actividad de las que organizamos en el fin de semana: un gran juego, una dinámica atractiva de trabajo en pequeño grupo… El objetivo es experimentar lo que vivimos en el fin de semana.
  •  Realización de un díptico explicativo con las ideas clave del movimiento educativo: Un díptico, tríptico en fotocopia (en blanco y negro o a todo color) o impreso a todo color (“don dinero” decide), atractivo y no con mucha letra. Se puede incluir en él también la ficha de inscripción.
  •  El equipo animador presenta el movimiento: Los animadores/as y premonitores/as nos presentan de manera ágil, simpática y atractiva nuestra oferta de tiempo libre.
  •  Visita al “museo creativo del movimiento”: Convertimos una sala en museo creativo con símbolos, materiales, objetos que evocan actividades, salidas, campamentos… Se pueden intercalar fotos, gráficos, objetos e incluso una proyección con diapositivas clásicas, un vídeo en un televisor…
  •  Circular u hoja informativa para las familias: Informar a las familias con una circular u hoja informativa atractiva, aunque sea a fotocopia y en blanco y negro. Es muy importante lamaquetación y que los textos sean escogidos y breves.
  •  Presentación del movimiento educativo al equipo docente de los cursos de esas edades y, sobre todo, a los tutores y tutoras, aprovechando una reunión del quipo docente o de catequistas. Se presenta el movimiento y se les pide colaboración en la sensibilización y presentación a las familias.
  •  Presentación en los encuentros de padres y madres de inicio de curso: Un representante de los grupos presenta qué pretendemos con nuestra oferta educativa de tiempo libre.
  •  Inicio de actividades del movimiento con una actividad llamativa y creativa: Organizar una noche durmiendo en el propio centro, un gran casino que nos obligue a venir elegantes o esa idea que parece un poco descabellada pero tiene un fondo (y forma) educativa…
  •  Realización de una campaña publicitaria con lema, carteles, dípticos, pegatinas para todos los alumnos y alumnas… Sí, como una empresa neoliberal. Un lema que lo repetimos por megafonía, en carteles provocadores (pero educativos), en dípticos, adhesivos y todo lo que se nos ocurra…
  •  Presencia en la memoria audiovisual del centro, en la que abundan las imágenes: que no falten las imágenes de nuestros grupos, de nuestros campamentos…

Realmente si nuestra “alma” de educadores cristianos se pudiese ver, estamos seguros de que

Los grupos de tiempo libre educativo de inspiración cristiana son una muy buena foto. denuestra alma de educadores. Ojalá que contagiemos, sensibilicemos y motivemos… de modo que se nos vea el alma, no a nosotros, de nuestros proyectos educativo-evangelizadores.

          Xulio César Iglesias