#x100pre… ¡Feliz Pascua!

Si el titular de este artículo no te suena raro… un adolescente de nuestros centros juveniles, de nuestros colegios, de nuestras plataformas sociales te diría que: ¡estás en la onda, tío!

Cuando me siento al ordenador para escribir de nuevo unas líneas que nos ayuden a reflexionar acerca del mundo de los jóvenes, de tu mundo, del mundo que nos rodea, es inevitable pensar en la fiesta que acabamos de celebrar y seguimos celebrando, la Pascua de Jesús… en la que celebramos la Vida en MAYÚSCULAS.

Entre los adolescentes no es raro encontrarnos la expresión ‘x100pre’ (si no sabes lo que significa, quiere decir, en lenguaje sms, “para siempre”). Los adolescentes utilizan a menudo esta expresión haciendo referencia a algo que dura, a lo sumo, 2 meses. Esa es, en muchas ocasiones (aunque no me gusta generalizar), la duración que tiene la eternidad para los ellos o incluso, en alguna ocasión, para los adultos.

Sin embargo Dios, a través de su hijo Jesús, decidió que el compromiso de Amor, de Liberación, de Vida que iba a asumir con su pueblo iba a ser realmente eterno, ‘x100pre’…

Si estos días enciendes el televisor durante los titulares del diario de noticias, o si te fijas en los titulares de los periódicos, en muchas ocasiones esas noticias son malas, son negativas, vuelven oscuro el día. Por suerte o por desgracia no es raro encontrar noticias de asesinatos, atentados, paro juvenil,… pero posiblemente no te encontrarás en el día de hoy un titular con letras grandes en la primera página que diga: “Jesús ha resucitado”. Esa es la verdadera noticia que debemos de transmitir los más de 1400 jóvenes que hemos participado en los encuentros de Pascua Juvenil del Movimiento Juvenil Salesiano de España. Lo que parecía ser una mala noticia, un asesinato, un ¡¡¡fracaso absoluto!!! que llegó a desanimar a los mismo apóstoles y discípulos de Jesús, se convirtió en una fiesta para siempre: un proyecto de vida donde Jesús tenía algo muy claro, más allá de religiones, de formas y métodos, de leyes (y así lo refleja Toño Casado en su musical “33”):

La única religión,

el único camino,

el único mandato,

será el Amor.”

Ojalá, en esta fiesta de Pascua, el compromiso y reflejo de Jesús en nuestras vidas sea asumir y celebrar ‘para siempre’ todos los éxitos, esos pequeños triunfos de cada día a los que no le damos importancia, que se convierta en un por siempre sincero… luchando por aquellas cosas que son injustas y asumiendo el estilo de vida de Jesús como un verdadero proyecto de vida personal donde destaque el amor, la atención y la pasión por los demás siendo fieles al Padre Bueno que nos quiere ‘x100pre’… ¡pero un ‘por siempre’ de verdad!

¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya! ¡Feliz Pascua!

Por Rubén F. Santiago

Compartir
Artículo anterior¿Nos evangelizamos?
Artículo siguienteVen y Sígueme 14