Y la experiencia se hizo acontecimiento. Una propedéutica al misterio