«YMCA», con la juventud desde 1884

Alfredo Bada 

  1. Identidad del movimiento

Young Men’s Christiaan Association, «YMCA», es una Organización Internacional de carácter voluntario, no lucrativo, abierta a todos sin distinción de ningún genero; es apolítica, no confesional, independiente y humanista. Res­peta, por tanto, todas las ideologías que aúnan y sirven como elementos convergentes para la solidaridad, la libertad, la justicia y la conviven­cia. Aunque las YMCAs frecuentemente llevan a cabo ciertos servicios en cooperación con gobiernos y, en algunos casos, con apoyo gu­bernamental, conservan su carácter voluntario e independiente.

La organización nace con una filosofía cris­tiana, no católica, que se traduce en la presen­cia y apuesta por la solidaridad a lo largo de su historia. Desde su fundación, ha contribuido no­tablemente al desarrollo más solidario de la hu­manidad. En concreto y como algunos ejem­plos de ello, ha realizado programas de ayuda a refugiados durante la I y II Guerra Mundial. Ha contribuido también en el campo del deporte y el tiempo libre como la creación de los «cam­pamentos de verano», el baloncesto, el voléibol (ideado por William Morgan en 1895), piscinas de natación, pentatlón atlético moderno o el fútbol sala.

Actualmente es además un órgano Consulti­vo de la ONU, la UNESCO y el Consejo de Eu­ropa.

Mediante sus programas, YMCA aúna soli­dariamente a personas de toda condición, cre­do, raza y nacionalidad, sin ningún tipo de dis­criminación. Cuenta con más de 40 millones de miembros y en ella trabajan más de 700.000 voluntarios. Igualmente dispone de 14.000 cen­tros repartidos en 124 países.

Las actividades de los programas abarcan las más variadas acciones, en muchas de las cuales la organización ha sido pionera. Así, por ejemplo, comenzó la orientación vocacional en 1908, el empleo de materiales audiovisuales en 1898 (en aquella fecha se usaron diapositivas para ilustrar diferentes actividades con ni­ños en distintos países del mundo), la activi­dad educativa de los campamentos comen­zada en Noruega en 1866, la participación de la mujer en programas integrales empezada en USA en 1859.

A pesar de la variedad de edades de la gen­te que participa en las actividades de YMCA, su interés principal radica en la juventud. La mayor parte de sus socios y de otros partici­pantes son jóvenes. 

  1. Breve historia del movimiento

Esta organización se funda el 6 de junio de 1844 en Inglaterra. Su fundador fue George Willians junto con once compañeros. Se exten­dió rápidamente por diversos países de Europa y América. Durante la larga historia de esta Asociación destacan algunas fechas clave:

  • En 1855 se celebra la Primera Convención Mundial de YMCA, en París, donde se ela­boran y aceptan las Bases de Paris para es­ta Organización:
  • En 1864 se celebra la Convención che Gine­bra, donde se funda la Cruz Roja Internacio­nal, cal la iniciativa de Henri Dunant, diri­gente de la Ymca.
  • En 1901 Henri Dunant recibe el Primer Pre­mio Nobel de la Paz.
  • En 1939 los gobiernos de los países en gue­rra concedieron a YMCA la autorización ofi­cial para realizar programas de ayuda a los prisioneros de guerra.
  • Por ese motivo, en 1946 YMCA recibió el Pre­mio Nobel de la Paz.
  • En 1980, afiliación de YMCA de España a la Alianza Mundial.

Las YMCAs hoy cuentan con una amplia es­tructura agrupada en la llamada Alianza Mun­dial. A ella están asociadas las YMCAs Nacio­nales, aunque conservan su autonomía. Las uni­dades básicas de la asociación son las YMCA Locales, que dependen de la Asociación Na­cional.

Por otra parte, YMCA ofrece sus servicios tanto a los socios como a los no socios, con el fin de hacer frente a determinadas necesida­des; pero está constituida por aquellos que conscientemente se asocian para lleva a cabo sus propósitos y por quienes aceptan volunta­riamente cierta responsabilidad dentro de los grupos…

En la comunidad local, en el país y en el res­to del mundo, YMCA se esfuerza por alcanzar una solidaridad que reúna a personas de toda condición, credo, raza y nacionalidad. Con es­te fin, realiza su labor, principalmente, a través de pequeños grupos, interesándose por el de­sarrollo espiritual, mental y corporal de sus so­cios. Su programación polifacética es el resul­tado de los intentos deliberados para llenar las necesidades de los miembros en la vida dia­ria: trabaja, escuela, familia y tiempo libre.

  1. Objetivos y fines de «YMCA»

El objetivo básico de YMCA es el desa­rrollo integral del ser humano. Sus principales fines más específicos son: 

  • Trabajar por la igualdad de oportunidades y la justicia para todos.
  • Trabajar para lograr mantener un ambiente de comprensión en las relaciones humanas.
  • Trabajar para lograr y mantener en las aso­ciaciones YMCA, condiciones de honesti­dad y creatividad.

Su principal campo de acción tiene como destinatarios a niños y jóvenes, aunque sus programas abarcan cualquier grupo de edad y situación. En YMCA se desarrollan progra­mas educativos, formativos, culturales y re­creativos.

  1. «YMCA» en España

«YMCA España» pertenece a la Plata­forma del  Voluntariado en España, así corno a diversos consejos municipales y autonómicos de la juventud.

En sus inicios, «YMCA España» vuelca sus esfuerzos en zonas y barrios periféricos en don­de existe una falta de equipamiento social y una necesidad de formar a los jóvenes en todas sus vertientes. La ocupación adecuada del tiempo libre -en especial, a causa del desempleo juve­nil-, hace que YMCA implante sus centros en barrios periféricos de grandes ciudades.

El trabajo de YMCA en Barcelona y Madrid comienza en 1929. En 1979 surgen las prime­ras actividades en barrios y, pueblos periféri­cos de Madrid y en 1980 se afilia a la Alianza Mundial de YMCAs. A partir de esta fecha se inician trabajos en otras provincias.

Recientemente ha participado en la «I Jor­nada por la Paz, la Tolerancia y la Solidaridad», en Zaragoza y realizado programas de Educa­ción Ambiental.

  • Presencia de «YMCA España»

Cuenta con catorce centros y desarrollan di­versas actividades de las que se benefician 10.000 personas. Hay centros en Madrid, Bar­celona, Salamanca, Toledo, Valencia, Zarago­za y Valladolid.

  • Junta directiva de «YMCA España»

Tiene como Presidente de Honor a S.A.R. Don Felipe de Borbón. La Junta Directiva Nacional coordina los distinta departamentos y las YMCAs locales. Tiene su sede central en Madrid (Salustiano Olózaga 12,4º Izda. Tel: 91 – 4315869). 

  • Campos de acción

– Inmigrantes y/o refugiados

– Discapacitados.

– Tercera edad.

– Infancia, juventud, familia, mujeres.

– Animación en el mundo rural.

– Cooperación-Tercer Mundo.

  • Programas y actividades

– Animación en el tiempo libre: campamen­tos, colonias, excursiones y acampadas.

– Programas de salud en centros de salud y organismos oficiales.

– Programas de formación y promoción de vo­luntariado, cursos de monitores y coordi­nadores de tiempo libre.

– Programas internacionales: campamentos e intercambios.

– Educación Ambiental, para la Paz.

– Programas de Cooperación al Desarrollo.

– Ludotecas y actividades culturales.

  1. Voluntariado social

En cada YMCA existe una área de volun­tariado social que desarrolla programas en di­versos sectores de la sociedad, con especial in­cidencia en la infancia y la juventud, pero tam­bién con:

– Inmigrantes.

– Discapacitados físicos y psíquicos.

– Hospitalizados.

– Menores tutelados.

– Minorías étnicas.

El voluntariado desarrolla proyectos socia­les y participa y elabora unas líneas de acción cuyas tareas principales son:

  • La solidaridad con los sectores excluidos por a sociedad dual y el acompañamien­to social.
  • Prevención-reinserción.
  • Desarrollo social.
  • Sensibilización y denuncia social.

El voluntariado comporta una formación in­tegradora que debe abarcar todas las áreas:

personal, grupal, institucional, social y prácti­ca.

El trabajo del voluntariado social está inmer­so en la propia dinámica de las sociedades. Lo realmente importante será determinar qué hacer con los problemas sociales de hoy y de siempre: marginación, desigualdad, pobreza…

Entender la idea de voluntariado exige en­contrar una lógica que deje entrever las tareas que dominarán su ámbito de actuación en os escenarios socia¡; que el voluntario compar­te con Otros agentes social y con los que de­be establecer una relación de complementarie­dad dialéctica; desde lapropia aportación y no por simples delegaciones. Es decir, en este sen­tido el voluntariado debe tener identidad frente a ideas caducas que le han hecho situarse en se­gundos órdenes dentro de las intervenciones que realiza.

La presentación de los planes de «formación del voluntariado» nos muestra claramente tan­to esta perspectiva concreta como cuanto ve­nimos afirmarte de YMCA hasta aquí. Transcri­bimos a continuación dos párrafos de la misma.

«La crisis del estado del bienestar, la propia marginación generada por el sistema produc­tivo, el deseo de intervenir en la solución de problemas (la búsqueda de la participación) son algunas de las razones que justifican la existencia de personas que trabajan en Espa­ña y Europa por los demás, el voluntariado en la acción social, a los que popularmente se co­noce como voluntariado social. Los problemas que atienden son muy variados y construyen una realidad multiforme en la que intervienen estos temas: el acompañamiento, la preven­ción, la reinserción, la integración… Como pue­de observarse, el trabajo del voluntariado es aplicado y necesario. Como lo es el papel del trabajo en equipo, la coordinación con técni­cos y servicios existentes.

«Tradicionalmente, en la Asociación YMCA han tenido cabida los voluntarios y la acción so­cial. Así se ha entendido en YMCA con la aten­ción a refugiados, la ayuda a heridos, la acogida de viajeros o la promoción de hábitos saluda­bles en diferentes poblaciones y contextos. Es­te curso pretende dar cabida a personas que quieran participar en la realidad, ayudar a orien­tar su elección de campo específico de acción social con el apoyo técnico de la Asociación» introducción al «Curso de Voluntariado Social», Ymca/Área de Formación).